San Epifanio, Obispo de Salamis

FacebookTwitterShare

Eleuterópolis de Palestina, hacia el año 310. Como preparación para el estudio de la Sagrada Escritura, aprendió desde joven el hebreo, el copto, el sirio, el griego y el latín. El trato frecuente con los anacoretas, a los que iba a visitar regularmente, despertó en él la inclinación a la vida religiosa, que abrazó desde muy joven. Aunque uno de sus biógrafos dice que tomó el hábito en Palestina, lo cierto es que pasó poco después a Egipto para perfeccionarse en la disciplina ascética, en el seno de alguna de las comunidades del desierto. Hacia el año 333, volvió a Palestina, donde fue ordenado sacerdote. En Eleuterópolis fundó y gobernó un convento. Se dedico al estudio y la oración; puede decirse que la mayoría de los libros importantes de la época pasaron por las manos de San Epifanio. En el curso de sus lecturas, le impresionaron particularmente los errores que descubrió en los escritos de Orígenes, a quien consideró desde entonces como la fuente de todas las herejías que afligían a la Iglesia en su tiempo. En Palestina y en los países circundantes se llegó a considerar a San Epifanio como un oráculo y se decía que cuantos le visitaban salían espiritualmente consolados. Su fama se extendió, con el tiempo, hasta regiones muy distantes y, en el ano de 367 fue elegido obispo de Salamis (que entonces se llamaba Constancia), en Chipre. Sin embargo, siguió gobernando su monasterio de Eleuterópolis, al que iba de vez en cuando. La caridad del santo con los pobres era ilimitada, y numerosas personas le constituyeron administrador de sus limosnas. Santa Olimpia le confió con ese fin una importante donación de tierras y dinero. La veneración que todos le profesaban le libró de la persecución del emperador arriano Valente; prácticamente fue el único obispo ortodoxo en las riberas del Mediterráneo a quien el emperador no molestó para nada. San Epifanio es, sobre todo, famoso por sus escritos. Los principales son: el Anachoratus, una apología de la fe; el Panarium o remedio contra todas las herejías; el “Libro de los Pesos y Medidas,” en el que describe las costumbres y las medidas de los judíos; San Juan le describía como “la última reliquia de la antigua piedad!” San Epifanio falleció el 12 de mayo del 403, en el viaje que realizaba de Constantinopla a Salarais, luego 36 años de su Obispado.