San Simeón el milagroso

FacebookTwitterShare

Su padre se llamaba Juan oriundo de Edessa, pero Simeón nació en Antioquia, en la época del rey Justino II en el año 574. A la edad de cinco años, un sismo destruyo gran parte de la ciudad de Antioquia, inclusive su casa donde muere el padre en la catástrofe, su madre Marta se salvo porque no se encontraba en ella, y el niño Simeón estaba en la Iglesia de San Estéfanos cercana a su casa. Marta cuando encontró a Simeón luego del sismo, glorificó a Dios, porque cuido a su hijo, a partir de ese momento comenzó con celo a darle una educación religiosa. Cuando Simeón creció, fue a un pequeño monasterio, donde se encontró con Juan un célebre monje, cerca de él tomo una enseñanza más elevada de la vida cristiana y profundizo el estudió las escrituras. Su conducta y su capacidad era ejemplar, pero despertó celos de alguien en el monasterio y lo quiso matar con un cuchillo, pero por un milagro al agresor se le seco la mano. Luego de lo sucedido, San Simeón por su gran corazón comenzó a orar a Dios y la mano del asesino volvió a su estado normal. Dios por esta fe demostrada por el Santo, le dio la bendición de poder curar a los endemoniados. San Simeón termino sus días curando a todos los necesitado.