CONSAGRACION EPISCOPAL

FacebookTwitterShare

CONSAGRACION EPISCOPAL

Revmo. Archimandrita Dr. Iosif Bosch como Obispo de Pátara

Con emoción y regocijo en los corazones de todo el clero y fieles presentes, el  Domingo 19 de Agosto del 2012  se llevó a cabo la Consagración  Episcopal del Revmo.  Archimandrita Dr. Iosif Bosch como Obispo de Pátara y auxiliar de nuestro Metropolita. La elección  fue realizada el pasado 31 de Mayo de este año por el Sacrosanto Sínodo del Patriarcado Ecuménico en Constantinopla. El oficio fue  concelebrado por los siguientes Jerarcas:

S.E.R. Mons. Tarasios, Arzobispo Metropolita de Buenos Aires, Primado y Exarca de Sudamérica. (Patriarcado Ecuménico),

S.E.R. Monseñor Amfilojios, Metropolita de Montenegro y administrador de la Diócesis de Buenos Aires y toda Suramérica, (Patriarcado Serbia),

S.E.R. Monseñor Siluan Metropolita del Patriarcado de Antioquía y todo el Oriente en Buenos Aires,

S.E.R. Mons. Elpidoforos, Arzobispo Metropolitano de Prusa, Primado y Exarca de Bithinia. (Patriarcado Ecuménico),

S.E.R.  Monseñor Atenágoras  Obsipo de Sinopis

S.E.R.  Monseñor Kýrillos Obsipo de Ábydos

A continuación transcribimos parte de discurso de agradecimiento de Monseñor Iosif

expresado previo a su ordenación:

“La obra y misión del Primus inter pares no sería posible si a sus flancos no estuvieran activos y operantes sus fieles  cooperadores, y  Vuestra Eminencia, es un claro ejemplo de ello. Como Archidiácono y como segundo de los diáconos patriarcales estuve bajo sus órdenes entonces, cuando tuve el honor de servir como diácono en el Fanar. Luego ya como jerarca nos volvimos a encontrar en estas tierras, en otras circunstancias totalmente diferentes. Comenzamos a cooperar en una relación que fue profundizandose con los años. Conforme pasó el tiempo y las experiencias, comprendí el celo y el fevor de su Eminencia sobre todos los aspectos y circunstancias de la vida pastoral; asimismo comprendí los dolores y las injusticias que vivió  –y vive- en su carne el Jerarca, mi Obispo; las incomprensiones, y sobre todas las cosas la indiferencia sufrida, que muchas veces horadan el alma sin piedad; vislumbré y asimilé eso y mucho más, por lo cual el jerarca de Buenos Aires se convierte para mí en el paradigma, el testimonio de una misión que es asumida desde la humanidad vapuleada por las circunstancias pero asistida desde lo alto en virtud del celo y la fe que lo caracterizan. Y hoy de Buenos Aires el Jerarca se une a mí persona de una manera aún más íntima, en cuanto se convierte más patentemente en Padre, en Protector, en Mentor, en Maestro, y  por sobre todas las cosas en la imagen preclara del Archipastor Cristo, que en su persona se complace en transmitirme el triple carisma crístico. Deseo que Su Eminencia sepa que tiene un hijo  –con todo lo que eso significa- fiel,  bediente, y agradecido de por vida, dispuesto a todo de acuerdo a mis posibilidades; que puede contar conmigo en todo, más allá de la simple obligación administrativa, aún más allá, hasta donde mis capacidades del alma y del cuerpo alcancen.”Luego de concluido el oficio se trasladaron los presentes al salón de fiesta del Círculo Militar de Buenos Aires, donde el Monseñor Iosif agradeció personalmente a los jerarcas que participaron en la consagración, relatando con emoción como se conocieron con cada uno de ellos; a su vez los jerarcas le entregaron presentes a Monseñor Iosif.