Domingo 7 de Octubre del 2012

FacebookTwitterShare

Apostol

Prokímenon – Modo 1º

Venga, ¡oh Señor!, Tu Misericordia sobre nosotros.

 Stij: Regocijaos, ¡oh justos!, en el Señor.

Lectura de la segunda carta del Apóstol San Pablo a los corintios. (9:6–11)

Hermanos, Mirad: el que siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad; el que siembra en abundancia, cosechará también en abundancia. Cada cual dé según el dictamen de su corazón, no de mala gana ni forzado, pues: Dios ama al que da con alegría. Y poderoso es Dios para colmaros de toda gracia a fin de que teniendo, siempre y en todo, lo necesario, tengáis aún sobrante para toda obra buena, como está escrito: Repartió; dio a los pobres; su justicia permanece eternamente. Aquel que provee de simiente al sembrador y de pan para su alimento, proveerá y multiplicará vuestra sementera y aumentará los frutos de vuestra justicia. Así seréis ricos para toda largueza, la cual provocará, por nuestro medio, acciones de gracias a Dios.

Lectura del Santo Evangelio según

San Lucas (7: 11-16)

En aquel tiempo, se dirigía Jesús a una ciudad llamada Naín, y le acompañaban muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuando se acercó a la puerta de la ciudad, he aquí que era llevado un muerto, hijo unigénito para su madre que era viuda y una gran muchedumbre de la ciudad estaba junto a ella. Viéndola, el Señor, le tuvo compasión y le dijo: No llores. Y, acercándose tocó el cuerpo, y los hombres que lo cargaban, se detuvieron, y dijo: Jovencito, a ti te digo, levántate. Y el muerto se incorporó y comenzó a hablar, y se lo dio a su madre. Y el temor se apoderó de todos y glorificaban a Dios diciendo que un gran Profeta se ha levantado entre nosotros y que Dios ha visitado a su pueblo.

Ἀπόστολος

Προκείμενον. Ἦχος α’
Γένοιτο, Κύριε, τὸ ἔλεός σου ἐφ᾿ ἡμᾶς.

Στίχος: Ἀγαλλιᾶσθε, δίκαιοι, ἐν Κυρίῳ.

 Πρὸς Β΄ Κορινθίους  Ἐπιστολῆς Παύλου (9: 6-11)

Ἀδελφοί, ὁ σπείρων φειδομένως φειδομένως καὶ θερίσει, καὶ ὁ σπείρων ἐπ᾿ εὐλογίαις ἐπ᾿ εὐλογίαις καὶ θερίσει. Ἕκαστος καθὼς προαιρεῖται τῇ καρδίᾳ, μὴ ἐκ λύπης ἢ ἐξ ἀνάγκης· ἱλαρὸν γὰρ δότην ἀγαπᾷ ὁ Θεός. Δυνατὸς δὲ ὁ Θεὸς πᾶσαν χάριν περισσεῦσαι εἰς ὑμᾶς, ἵνα ἐν παντὶ πάντοτε πᾶσαν αὐτάρκειαν ἔχοντες περισσεύητε εἰς πᾶν ἔργον ἀγαθόν, καθὼς γέγραπται· «Ἐσκόρπισεν, ἔδωκε τοῖς πένησιν· δικαιοσύνη αὐτοῦ μένει εἰς τὸν αἰῶνα». Ὁ δὲ ἐπιχορηγῶν σπέρμα τῷ σπείροντι καὶ ἄρτον εἰς βρῶσιν χορηγήσαι καὶ πληθύναι τὸν σπόρον ὑμῶν καὶ αὐξήσαι τὰ γενήματα τῆς δικαιοσύνης ὑμῶν· ἐν παντὶ πλουτιζόμενοι εἰς πᾶσαν ἁπλότητα, ἥτις κατεργάζεται δι᾿ ἡμῶν εὐχαριστίαν τῷ Θεῷ.

Ἐκ τοῦ κατὰ Λουκᾶν.

(Λουκ. ζ´ 11-16)

Τῷ καιρῷ ἐκείνῳ, ἐπορεύετο ὁ Ἰησοῦς εἰς πόλιν καλουμένην Ναΐν, καὶ συνεπορεύοντο αὐτῷ οἱ μαθηταὶ αὐτοῦ ἱκανοί, καὶ ὄχλος πολύς. Ὡς δὲ ἤγγισε τῇ πύλῃ τῆς πόλεως, καὶ ἰδοὺ ἐξεκομίζετο τεθνηκὼς, υἱὸς μονογενὴς τῇ μητρὶ αὐτοῦ, καὶ αὕτη ἦν χήρα, καὶ ὄχλος τῆς πόλεως ἱκανὸς ἦν σὺν αὐτῇ. Καὶ ἰδὼν αὐτὴν ὁ Κύριος ἐσπλαγχνίσθη ἐπ᾽ αὐτῇ καὶ εἶπεν αὐτῇ΄ Μὴ κλαῖε. Καὶ προσελθὼν ἥψατο τῆς σοροῦ,( οἱ δὲ βαστάζοντες ἔστησαν,) καὶ εἶπε΄ Νεανίσκε, σοὶ λέγω, ἐγέρθητι. Καὶ ἀνεκάθισεν ὁ νεκρὸς καὶ ἤρξατο λαλεῖν, καὶ ἔδωκεν αὐτὸν τῇ μητρὶ αὐτοῦ. Ἔλαβε δὲ φόβος ἅπαντας, καὶ ἐδόξαζον τὸν Θεὸν λέγοντες΄ ὅτι Προφήτης μέγας ἐγήγερται ἐν ἡμῖν΄ καὶ, Ὅτι ἐπεσκέψατο ὁ Θεὸς τὸν λαὸν αὐτοῦ.