San Dométios el Persa y sus discípulos

FacebookTwitterShare

El santo mártir Dométios era Persa y vivió en los años de Constantino el Grande. Fue instruido en la creencia cristiana por un cristiano que se llamaba “Avaros”. Cuando se enteraron las personas de su familia se levantaron en su contra y Dométios se vio obligado a abandonarlos. Se oculto en la ciudad de Cibi en la frontera bizantina, dónde se encerró en un monasterio. También partió de allí, para ir a Theodosiúpoli, hacia el monasterio Sergio y Baco, dónde Dométios perfeccionó en gran nivel sus virtudes a través del Evangelio. El encargado de monasterio, Urbél, viendo la superioridad espiritual de Dométios quiso ordenarlo sacerdote. Pero la lucha de Dométios no era de que manera tomar cargos sino cómo escapar de ellos. Por que aprendió del Señor Jesucristo a ser “humilde en el corazón” que quiere decir, humilde en el sentido común y en la disposición interior. Por ello se fue a las montañas y vivía dentro de una cueva con dos discípulos. Cuando una vez pasaba por allí Iulianós el Parabátis ordenó este último que lo mataran. Los soldados de Iulianós encontraron a Dométio y a sus discípulos cantando sus salmos dentro de la cueva donde los mataron a pedradas.