23 de abril de 2013 SECUESTRO DE LOS METROPOLITAS DE ALEPO PABLO Y JUAN

FacebookTwitterShare

23 de abril de 2013

SECUESTRO DE LOS METROPOLITAS DE ALEPO PABLO Y JUAN

El Lunes, 22 de abril 2013 nos sorprendió la noticia del secuestro de dos de nuestros hermanos los Metropolitanos de la Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Alepo y Alexandretta Sr. Paul (Iazitzi) y de la Arquidiócesis Siriana Ortodoxa de Aleppo Juan (Ibrahim), respectivamente que fueron secuestradosvolviendo a Alepo tras cumplir una misión humanitaria. Lamentamos sobremanera esta práctica y todos las precedentes, que afectan a los seres humanos independientemente de su origen. Aquí, queremos señalar lo siguiente para aclarar cierta información a la opinión pública nacional e internacional. 1) Los cristianos en esta área conforman una parte orgánica de la estructura social de los pueblos de la región. Sufren con cada prueba; trabajan por la eliminación de la injusticia inspirados en la doctrina del Evangelio, que tiene al amor como la base para la interacción humana. La postura oficial de las diversas autoridades espirituales y eclesiásticas, así como el cumplimiento de una misión humanitaria en favor de los dos Metropolitanos secuestrados, dan fe de la verdad. 2) Los cristianos de Oriente Medio se lamentan de la violencia que elimina a los ciudadanos y expone la vida de los ciudadanos pacíficos a diversos riesgos, como el secuestro, que es la peor forma de violencia contra personas desarmadas. Hacemos un llamado a los secuestradores a respetar la vida de dos hermanos secuestrados e invitamos a todos a dejar aquellas acciones de discordia y de dispersión, de las divisiones religiosas y partidistas entre ciudadanos de un mismo país. 3) Se percibe la tensión, que domina las almas de todos los cristianos, como resultado de esto. Los instamos a mostrar paciencia y fe, confiando en Dios, que por medio de él se fortalecida nuestra debilidad. Creemos que la defensa de la patria está en la facilidada trabajando para que sea tangible el amor al país y la reconciliación. También entendemos que los demás ciudadanos de otras religiones también sufren las consecuencias de tales acciones. Las oraciones a Dios dan fuerza y alzamos la voz fuerte, rechazando cualquier tipo de violencia, que mutila la columna vertebral de nuestro país y de nuestros corazones que sangran. 4) En ocasiones de esta triste realidad, instamos a la comunidad internacional para garantizar el fin de esta calamidad en Siria para rehacer el amor al país, la seguridad y la convivencia. De ninguna manera deben primar las consideraciones políticas, en detrimento de los ciudadanos de la región. 5) Instamos a todos los líderes a nivel mundial y a la Comunidad cristiana a que condenen enérgicamente los acontecimientos en Siria, expresando su amor como testigo de fe en el mundo y tomar las medidas apropiadas contra la violencia que amenaza a los pueblos del Medio Oriente. 6) Aprovechamos esta oportunidad para instar a nuestros conciudadanos, a todas las comunidades de cooperación Musulamanas, que se niegan a considerar al hombre como un producto comercial o escudos humanos en conflictos de moral o política. 7) Por último, nos dirigimos a los secuestradores diciendoles que los secuestrados son apóstoles de amor en el mundo y esto es testimoniado por los proyectos religiosos, sociales y nacionales. Por tanto, el llamamos a salir de esta triste situación lejos de fanatismos, que sólo sirve a los enemigos de la patria. Por último, rogamos que Dios en estos benditos días haga expirar este mal y restaurar la paz a las almas de todos nosotros y disfrutar la paz y la prosperidad que nuestra región se merece. Patriarca Ortodoxa Griego Ioannis X Patriarca Siriano Ortodoxo Mor Ignatios Zakka Iwas