SAN EMILIANO obispo de Kiyíku

FacebookTwitterShare

El Santo fue perseguido y torturado por su credo, el AP. Pablo queriendo destacar la gran importancia de la confesión de nuestra creencia por Cristo, dijo: “Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos”(Hebreos 4:14). Sí, es decir, tenemos un gran ????????, que ya ha pasado por los cielos y entró en el fin eterno, dónde nos espera, que no es un simple hombre, pero es el Hijo de Dios, sostengamos bien la confesión de nuestra creencia hacia El, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Uno ejemplo de esto era también San Emiliano, que vivió entre el 8vo y 9no siglo. Emiliano era obispo de Kiyíku después de Nicolás, en los años 787-815. Luchó con toda la fuerza que le daba Dios por la honorable adoración de los santos iconos, cuando el emperador era el Perseguidor de la veneración a los Santos Iconos, Léon 5to. San Emiliano, luchador de la Ortodoxia, hablaba con fervor de ella y alentó a los creyentes que soporten con fortaleza las irrespetuosas persecuciones. Sufrió muchas dificultades y penas. Murió al fin desterrado, como auténtico perseguido y torturado por su fe en el dogma verdadero.