Santos Floro y Lauro, Mártires

FacebookTwitterShare

Los Santos eran hermanos gemelos y muy unidos por la fe y amor a Cristo. Oriundos de Bizancio, siendo su maestro y padre espiritual San Proklo. Luego de la muerte de su mentor Floro y Lauro, se fueron de Iliria trasladándose a la ciudad de Ulpiana, donde ejercieron la profesión de constructores y dentro de sus posibilidades transmitían el Evangelio. En esta ciudad se encontraba un sacerdote idolatra de nombre Meratios, su hijo Atanasio, desde niño había perdido la visión de un ojo sin haber encontrado una solución en la ciencia médica; este padre desesperado se acerca a los hermanos artesanos y ellos con la sola invocación del nombre de Dios, la visión de ese niño quedo restablecida y luego de esto, tanto el sacerdote como su hijo se convirtieron al cristianismo. Al enterarse el prefecto Liko, arresto a los dos hermanos y luego de golpearlos con mucha dureza fueron arrojados a un poso donde entregaron sus espíritus