Domingo 13 de Octubre del 2013

FacebookTwitterShare

Apóstol

El Prokímenon Modo 4°

¡Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres

Vers: Ap 16,7

Porque eres justo en todo lo que nos has hecho.

Lectura de la carta de Pablo a Tito  (3:8 – 15)

Tito, hijo mío es cierta la palabra, y quiero asegurarte de estas cosas, a fin de que, los que han creído en Dios, se destaquen en obras buenas. Estas cosas son buenas y beneficiosas a los seres humanos. Evita discusiones necias, genealogías, contiendas y disputas sobrela Ley, pues son inútiles y vanas. Al herético, después de una y otra amonestación, déjalo, sabiendo que éste se ha estrellado y peca, siendo auto-condenado. Cuando te envíe a Artemás o a Tíquico, prepárate para venir a mí a Nicópolis, pues he pensado pasar allí el invierno. Cuida de proveer de todo lo necesario para el viaje a Zenas, el perito enla Ley, y a Apolo, de modo que nada les falte. Que aprendan también los nuestros a preocuparse por las necesidades urgentes, para que no sean unos inútiles. Te saludan todos los que están conmigo. Saluda a los que nos aman enla fe. Lagracia sea con todos vosotros. Amén.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (8: 5-15)

Dijo el Señor la siguiente parábola: Salió el sembrador a sembrar su semilla y, mientras sembraba, cierta parte cayó por el camino y fue pisoteada, y los pájaros del cielo la devoró; otra parte cayó sobre la piedra y después de brotar se secó por no tener humedad; otra parte cayó entre espinas y cuando brotaron las espinas, la ahogaron; y otra parte cayó en tierra fértil, brotó y dio fruto multiplicado por cien. Le preguntaban, entonces, sus Discípulos diciendo: ¿Qué significaría esta parábola? Y él dijo: A vosotros se les ha dado conocer los misterios del reino de Dios, pero, a los demás en parábolas, a fin de que viendo no vean y oyendo no entiendan. Esta es pues la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Aquellas semillas que cayeron por el camino son quienes oyeron, luego viene el diablo y les saca la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Aquellas que cayeron sobre la piedra, son aquellos que cuando oyen, aceptan con alegría la palabra; pero estos no tienen raíz, creen por un tiempo y al tiempo de la tentación desisten. La parte que cayó entre espinas, son aquellos que oyeron, pero agobiados por las preocupaciones, por las riquezas y los placeres de la vida son ahogados y no llegan al objetivo. Aquella parte que cayó en tierra fértil, son quienes con el corazón bello y bueno escucharon la palabra, la retienen y producen frutos con paciencia. Diciendo estas cosas exclamó: Quien tiene oídos para oír, que oiga.

᾽Απόστολος

Προκείμενον  Ἦχος δ’

Εὐλογητὸς εἶ, Κύριε ὁ Θεὸς τῶν Πατέρων ἡμῶν.

Στίχ. Ὅτι δίκαιος εἶ ἐπὶ πᾶσιν, οἷς ἐποίησας ἡμῖν.

Πρὸς Τίτον Ἐπιστολῆς Παύλου τὸ ἀνάγνωσμα. (Τίτ. Γ´ 8-15)

Τέκνον Τίτε, πιστὸς ὁ λόγος, καὶ περὶ τούτων βούλομαί σε διαβεβαιοῦσθαι, ἵνα φροντίζωσι καλῶν ἔργων προΐστασθαι οἱ πεπιστευκότες τῷ Θεῷ. Ταῦτά ἐστι τὰ καλὰ καὶ ὠφέλιμα τοῖς ἀνθρώποις · μωρὰς δὲ ζητήσεις καὶ γενεαλογίας καὶ ἔρεις καὶ μάχας νομικὰς περιΐστασο΄ εἰσὶ γὰρ ἀνωφελεῖς καὶ μάταιοι. Αἱρετικὸν ἄνθρωπον μετὰ μίαν καὶ δευτέραν νουθεσίαν παραιτοῦ, εἰδὼς ὅτι ἐξέστραπται ὁ τοιοῦτος καὶ ἁμαρτάνει, ὢν αὐτοκατάκριτος. Ὅταν πέμψω Ἀρτεμᾶν πρός σε ἢ Τυχικόν, σπούδασον ἐλθεῖν πρός με εἰς Νικόπολιν, ἐκεῖ γὰρ κέκρικα παραχειμάσαι. Ζηνᾶν τὸν νομικὸν καὶ Ἀπολλὼ σπουδαίως πρόπεμψον, ἵνα μηδὲν αὐτοῖς λείπῃ. Μανθανέτωσαν δὲ καὶ οἱ ἡμέτεροι καλῶν ἔργων προΐστασθαι εἰς τὰς ἀναγκαίας χρείας, ἵνα μὴ ὦσιν ἄκαρποι. Ἀσπάζονταί σε οἱ μετ᾽ ἐμοῦ πάντες. Ἄσπασαι τοὺς φιλοῦντας ἡμᾶς ἐν πίστει. Ἡ χάρις μετὰ πάντων ὑμῶν΄ἀμήν.

Ἐκ τοῦ κατὰ Λουκᾶν.

( η´ 5-15).

Εἶπεν ὁ Κύριος τήν παραβολὴν ταύτην· Ἐξῆλθεν ὁ σπείρων τοῦ σπεῖραι τὸν σπόρον αὐτοῦ. Καὶ ἐν τῷ σπείρειν αὐτὸν ὃ μὲν ἔπεσε παρὰ τὴν ὁδόν, καὶ κατεπατήθη καὶ τὰ πετεινὰ τοῦ οὐρανοῦ κατέφαγεν αὐτό. Καὶ ἕτερον ἔπεσεν ἐπὶ τὴν πέτραν, καὶ φυὲν ἐξηράνθη διὰ τὸ μὴ ἔχειν ἰκμάδα. Καὶ ἕτερον ἔπεσεν ἐν μέσῳ τῶν ἀκανθῶν, καὶ συμφυεῖσαι αἱ ἄκανθαι ἀπέπνιξαν αὐτό. Καὶ ἕτερον ἔπεσεν εἰς τὴν γῆν τὴν ἀγαθήν, καὶ φυὲν ἐποίησεν καρπὸν ἑκατονταπλασίονα. ᾽Επηρώτων δὲ αὐτὸν οἱ μαθηταὶ αὐτοῦ λέγοντες΄ Τίς εἴη ἡ παραβολή αὕτη; Ὁ δὲ εἶπεν΄ ῾Υμῖν δέδοται γνῶναι τὰ μυστήρια τῆς βασιλείας τοῦ Θεοῦ, τοῖς δὲ λοιποῖς ἐν παραβολαῖς, ἵνα βλέποντες μὴ βλέπωσιν καὶ ἀκούοντες μὴ συνιῶσιν. ῎Εστι δὲ αὕτη ἡ παραβολή· ῾Ο σπόρος, ἐστὶν ὁ λόγος τοῦ Θεοῦ. Οἱ δὲ παρὰ τὴν ὁδόν εἰσιν οἱ ἀκούοντες΄ εἶτα ἔρχεται ὁ διάβολος καὶ αἴρει τὸν λόγον ἀπὸ τῆς καρδίας αὐτῶν, ἵνα μὴ πιστεύσαντες σωθῶσιν. Οἱ δὲ ἐπὶ τῆς πέτρας, οἳ ὅταν ἀκούσωσιν μετὰ χαρᾶς δέχονται τὸν λόγον, καὶ οὗτοι ῥίζαν οὐκ ἔχουσιν, οἳ πρὸς καιρὸν πιστεύουσι, καὶ ἐν καιρῷ πειρασμοῦ ἀφίστανται. Τὸ δὲ εἰς τὰς ἀκάνθας πεσόν, οὗτοί εἰσιν οἱ ἀκούσαντες, καὶ ὑπὸ μεριμνῶν καὶ πλούτου καὶ ἡδονῶν τοῦ βίου πορευόμενοι συμπνίγονται καὶ οὐ τελεσφοροῦσιν. Τὸ δὲ ἐν τῇ καλῇ γῇ, οὗτοί εἰσιν, οἵτινες ἐν καρδίᾳ καλῇ καὶ ἀγαθῇ ἀκούσαντες τὸν λόγον κατέχουσι καὶ καρποφοροῦσιν ἐν ὑπομονῇ. Ταῦτα λέγων, ἐφώνει· Ὁ ἔχων ὦτα ἀκουέτω.