San Anthimos obispo de Nikomidia

FacebookTwitterShare

El Santo nació en Nikomidia a los finales del siglo III De pequeño se distinguía por el respeto y el celo que poseía oficios divinos; al crecer el niño era modelo de prudencia y de amor. Su vida espiritualidad e intelectualidad, llevo a que los cristianos de Nikomidia lo convencieran para ordenarse sacerdote y más adelante obispo. Cuando comenzaron las persecuciones del emperador Diocleciano, el Santo fue perseguido, apresado y llevado en presencia del Emperador que le propuso adorar a los ídolos si quería salvar su vida, de lo contrario le esperaban muchas torturas, mostrándole luego los instrumentos para la misma. Pero Anthimos le contesto “¿Para qué me muestra estos instrumentos de tormento, para atemorizarme?. Que teman esos para quien la vida es solo placer y la privación lo ven como un gran perdida. Pero para mí y para los cristianos esto no nos significa ninguna dificultad. Mi cuerpo es precario y grotesco, únicamente tiene valor cuando esta santificado por Cristo y dando la vida por Cristo.” Luego de expresado esto fue torturado y decapitado.