San Babila Mártir Obispo de Antioquia

FacebookTwitterShare

Es el Obispo duodécimo de Antioquia después del apóstol San Pedro; Su obispado duró desde 237 hasta 250. El historiador Eusebio de Cesárea (340) en su libro “Historia Eclesiástica” nos platica de él este cuento: cuando el emperador rumano Felipe, siendo cristiano, deseó en la noche de Pascua participar con la muchedumbre en las oraciones de la Iglesia y comulgar los Santos Cuerpo y Sangre del Señor, el obispo lo impidió por la multitud de crimines y pecados que había cometido condicionándole que ofreciera una confesión abierta y sincera de sus pecados y que se incorporara con los arrepentidos. El emperador, a la sazón, se asumió a la exigencia del obispo. Así, San Babila era conocido por su braveza, la que san Juan Crisóstomo alabó diciendo: “¿acaso había un sólo hombre al que San Babila pudo temer después de que se paró frente al emperador?; con eso dio a los reyes una lección sobre que no traten extender su autoridad más allá de lo que Dios permite; y, a la vez, dio a los varones de la Iglesia un ejemplo de que cómo se debe usar la autoridad otorgada a ellos.” San Babila fue martirizado durante la persecución de los cristianos en el tiempo del emperador Dacio (250); así que murió en la cárcel por el maltrato y las torturas. Se dice que, antes de morir, había pedido que arrojaran en la tumba junto a él sus cadenas ya que le eran instrumento de victoria. Posteriormente, los cristianos construyeron una Iglesia sobre su sepulcro. Sus reliquias se quedaron en Antioquia hasta que los cruzados las robaron y las trasladaron al occidente. Lo más probable es que estén ahora en la ciudad italiana Cremona. La Iglesia Ortodoxa festeja su recuerdo el día 4 de septiembre, así también la Iglesia Maronita, mientras la Iglesia Latina lo recuerda el día 24 de enero