San Evmenio el Milagroso, obispo de Gortinis

FacebookTwitterShare

De temprana edad Evmenios se sometió a duras pruebas. La moderación era la característica que lo distinguía, porque siempre tuvo en mente el consejo del Apóstol Pablo: “Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre”. Y Evmenio siguiendo las palabras del Apóstol lo logro, fue ordenado obispo de Gortinis en Creta Desde su nuevo lugar en la iglesia, sus virtudes brillaban mucho más que antes, dándole Dios la bendición y la fuerza para realizar muchos milagros. El Santo luego de un tiempo se traslado a Roma, con su enseñanza y los milagros que realizaba se bautizaban muchas personas. Pero el Santo deseaba una vida más ascética, y se traslado a Egipto donde se encontraban muchos ascetas reconocidos, hay entrego su espíritu a Dios, luego sus restos fueron trasladados a Creta.