Santa Efrosinis

FacebookTwitterShare

Ella era hija única de familia adinerada. El padre Pafnutios era el más rico de Alejandría y con su esposa se distinguían por su fe en Dios. A los doce años Efrosinis quedo huérfana de madre, y su padre se dedicó de lleno al cuidado y enseñanza de la niña. Cuando la Santa alcanzado los dieciocho años de edad, su padre quiso desposarla con un joven de la alta sociedad. Sin embargo el alma de Efrosinis había comprendido el amor a Dios y el casamiento seria un serio obstáculo para su trabajo espiritual y servicio a los necesitados. Por eso, un cierto día repartió todos sus vienes a los pobres, y se fue silenciosamente de su casa, disfrazándose de hombre y entro a un monasterio. La Santa era muy admirada por su lucha espiritual y por su predisposición al trabajo; vivió en el monasterio 38 años y en el final de sus días se reencontró con su padre a quien tambien ordenarían monje. Así la vida de Efrosinis nos recuerda las palabras de Evangelio que nos dice: “nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio” (Tito 2:12)