Mártir Longino el Centurión

FacebookTwitterShare

El Mártir Longino era el jefe de los soldados romanos, que les habían ordenado llevar a la práctica la condena a muerte a Nuestro Señor Jesucristo. Cuando Pilato ordeno ejecutar la orden de crucificar a Jesucristo, Longino desconocía quien era él, por eso estuvo presente en todo momento en esta tragedia, pero su alma no tenía la hipocresía de los fariseos, ni la frialdad de los soldados romanos. Vio en profundidad a la victima observó en él su grandeza, la modestia y la tranquilidad que emanaba de el. Luego del expirar el Señor, vio la caída del templo que se partió en dos, sintió temblar la tierra, las piedras se partían, los sepulcros se abrían, y fue iluminado aún mas. No tenia ninguna duda en su interior, y con todas sus fuerzas declaro algo que todos lo que tienen limpios los ojos del alma declaran: «Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.»(Marcos 15:39). Al enterarse los judíos que Longino adopto la fe cristiana, presionaron a los romanos y el santo mártir fue decapitado.