Domingo 6 de Agosto del 2017

FacebookTwitterShare

Las Lecturas Sagradas

El Prokímenon – Modo 4º

¡Cuán numerosas son Tus Obras, Señor! Todas las hiciste con sabiduría.

(Stíjo) ¡Bendice, alma mía, al Señor! ¡Señor, Dios mío, qué Grande eres!

Lectura de la Segunda Carta Católica del  Apóstol Pedro [2ª Pedro 1: 10 - 19]

Por tanto, hermanos, poned el mayor empeño en afianzar vuestra vocación y vuestra elección. Obrando así nunca caeréis. Pues así se os dará amplia entrada en el Reino Eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Por esto, es­taré siempre recordándoos estas co­sas, aunque ya las sepáis y estéis firmes en la verdad que poseéis.Me parece justo, mientras me en­cuentro en esta tienda, estimularos con la  exhorta­ción, sabiendo que pronto tendré que dejar mi tienda, según me lo ha manifestado nuestro Señor Jesu­cristo.Pero pondré em­peño en que, en todo momento, después de mi partida, podáis re­cordar estas co­sas. Os hemos dado a conocer el poder yla Venidade nuestro Señor Jesucristo, no si­guiendo fábulas in­geniosas, sino después de haber visto con nuestros propios ojos Su Majestad. Porque recibió de Dios Padre honor y gloria, cuandola Su­blime Gloria le dirigió esta voz: “Este es mi Hijo muy Amado en Quien me complazco.” Nosotros mismos escuchamos esta voz, ve­nida del cielo, estando con Él en el Monte Santo. Y tenemos también la firmísima palabra de los profetas, a la cual hacéis bien en prestar aten­ción, como a lámpara que luce en lugar oscuro, hasta que despunte el día y se levante en vuestros corazo­nes el lucero de la mañana.

 Modo variable 4º Salmo 88

Salmo 143

Aleluya. (3)

(Stíjo) Tuyo es el cielo, tuya la tierra: tú cimentaste el mundo y todo lo que hay en él;

Aleluya. (3)

(Stíjo) Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el Señor.

Aleluya. (3)

Lectura del Santo Evangelio Según Mateo. [Mateo 17: 1 - 9]

En aquel tiempo, Jesús Toma consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos: Su Rostro se puso brillante como el sol y Sus Vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con Él. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: “Señor, bueno es estarnos aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías.” Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo Amado, en quien me complazco; escuchadle.” Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo. Mas Jesús, acercándose a ellos, los tocó y dijo: “Levantaos, no tengáis miedo.” Ellos alzaron sus ojos y no vieron a nadie más que a Jesús solo. Y cuando baja­ban del monte, Jesús les ordenó: “No contéis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre haya resuci­tado de entre los muertos”.

᾽ Ἀπόστολος

Προκείμενον ἦχος δ’.

Ὡς ἐμεγαλύνθη τὰ ἔργα σου Κύριε΄πάντα ἐν σοφίᾳ ἐποίησας.

Στίχ. Εὐλόγει ἡ ψυχὴ μου, τὸν Κύριον.

 Καθολικῆς Β’ Ἐπιστολῆς Πέτρου τὸ ἀνάγνωσμα. ( Β´ Πέτρ. Α´ 10-19).

Ἀδελφοί͵ σπουδάσατε βεβαίαν ὑμῶν τὴν κλῆσιν καὶ ἐκλογὴν ποιεῖσθαι· ταῦτα γὰρ ποιοῦντες οὐ μὴ πταίσητέ ποτε· Οὕτω γὰρ πλουσίως ἐπιχορηγηθήσεται ὑμῖν ἡ εἴσοδος εἰς τὴν αἰώνιον βασιλείαν τοῦ Κυρίου ἡμῶν καὶ σωτῆρος Ἰησοῦ Χριστοῦ. Διὸ οὐκ  ἀμελήσω ἀεὶ ὑμᾶς ὑπομιμνῄσκειν περὶ τούτων͵ καίπερ εἰδότας καὶ ἐστηριγμένους ἐν τῇ παρούσῃ ἀληθείᾳ. Δίκαιον δὲ ἡγοῦμαι͵ ἐφ΄ ὅσον εἰμὶ ἐν τούτῳ τῷ σκηνώματι͵ διεγείρειν ὑμᾶς ἐν ὑπομνήσει͵ εἰδὼς ὅτι ταχινή ἐστιν ἡ ἀπόθεσις τοῦ σκηνώματός μου͵ καθὼς καὶ ὁ Κύριος ἡμῶν Ἰησοῦς Χριστὸς ἐδήλωσέ μοι. Σπουδάσω δὲ καὶ ἑκάστοτε ἔχειν ὑμᾶς μετὰ τὴν ἐμὴν ἔξοδον τὴν τούτων μνήμην ποιεῖσθαι. Οὐ γὰρ σεσοφισμένοις μύθοις ἐξακολουθήσαντες ἐγνωρίσαμεν ὑμῖν τὴν τοῦ Κυρίου ἡμῶν Ἰησοῦ Χριστοῦ δύναμιν καὶ παρουσίαν͵ ἀλλ΄ ἐπόπται γενηθέντες τῆς ἐκείνου μεγαλειότητος. Λαβὼν γὰρ παρὰ Θεοῦ πατρὸς τιμὴν καὶ δόξαν φωνῆς ἐνεχθείσης αὐτῷ τοιᾶσδε ὑπὸ τῆς μεγαλοπρεποῦς δόξης͵ οὗτός ἐστιν ὁ υἱός μου ὁ ἀγαπητός μου͵ εἰς ὃν ἐγὼ εὐδόκησα, καὶ ταύτην τὴν φωνὴν ἡμεῖς ἠκούσαμεν ἐξ οὐρανοῦ ἐνεχθεῖσαν σὺν αὐτῷ ὄντες ἐν τῷ ὄρει τῷ ἁγίῳ. Καὶ ἔχομεν βεβαιότερον τὸν προφητικὸν λόγον͵ ᾧ καλῶς ποιεῖτε προσέχοντες ὡς λύχνῳ φαίνοντι ἐν αὐχμηρῷ τόπῳ͵ ἕως οὗ ἡμέρα διαυγάσῃ καὶ φωσφόρος ἀνατείλῃ ἐν ταῖς καρδίαις ὑμῶν.

 Ἦχος πλ. δʹ. Ψαλμὸς ΠΗʹ (88). Ψαλμὸς ΡΜΓʹ (143).

 Ἀλληλούϊα. (3)

 Στίχ. αʹ. Σοί εἰσιν οἱ οὐρανοί, καὶ σή ἐστιν ἡ γῆ· τὴν οἰκουμένην καὶ τὸ πλήρωμα αὐτῆς σὺ ἐθεμελίωσας.

 Ἀλληλούϊα. (3)

 Στίχ. βʹ. Μακάριος ὁ λαός, οὗ Κύριος ὁ Θεὸς αὐτοῦ.

 Ἀλληλούϊα. (3)

Εὐαγγέλιον (Ματθ. ιζ´ 1-9).

Ἐκ τοῦ κατὰ Ματθαῖον.

Τῷ καιρῷ ἐκείνῳ, παραλαμβάνει ὁ ᾽Ιησοῦς τὸν Πέτρον καὶ ᾽Ιάκωβον καὶ ᾽Ιωάννην τὸν ἀδελφὸν αὐτοῦ, καὶ ἀναφέρει αὐτοὺς εἰς ὄρος ὑψηλὸν κατ᾽ ἰδίαν. Καὶ μετεμορφώθη ἔμπροσθεν αὐτῶν, καὶ ἔλαμψεν τὸ πρόσωπον αὐτοῦ ὡς ὁ ἥλιος, τὰ δὲ ἱμάτια αὐτοῦ ἐγένετο λευκὰ ὡς τὸ φῶς. Καὶ ἰδοὺ, ὤφθησαν αὐτοῖς Μωϋσῆς καὶ ᾽Ηλίας μετ᾽ αὐτοῦ συλλαλοῦντες. Ἀποκριθεὶς δὲ ὁ Πέτρος εἶπεν τῷ ᾽Ιησοῦ΄ Κύριε, καλόν ἐστιν ἡμᾶς ὧδε εἶναι· εἰ θέλεις, ποιήσωμεν ὧδε τρεῖς σκηνάς, σοὶ μίαν καὶ Μωϋσεῖ μίαν καὶ μίαν ᾽Ηλίᾳ.  Ἔτι αὐτοῦ λαλοῦντος ἰδοὺ νεφέλη φωτεινὴ ἐπεσκίασεν αὐτούς΄ καὶ ἰδοὺ φωνὴ ἐκ τῆς νεφέλης, λέγουσα΄ Οὗτός ἐστιν ὁ υἱός μου ὁ ἀγαπητός, ἐν ᾧ εὐδόκησα· αὐτοῦ ἀκούετε.  Καὶ ἀκούσαντες οἱ Μαθηταὶ ἔπεσαν ἐπὶ πρόσωπον αὐτῶν καὶ ἐφοβήθησαν σφόδρα. Καὶ προσελθὼν ὁ ᾽Ιησοῦς ἥψατο αὐτῶν καὶ εἶπεν΄ ᾽Εγέρθητε καὶ μὴ φοβεῖσθε. Ἐπάραντες δὲ τοὺς ὀφθαλμοὺς αὐτῶν, οὐδένα εἶδον, εἰ μὴ τὸν᾽Ιησοῦν μόνον. Καὶ καταβαινόντων αὐτῶν ἀπὸ τοῦ ὄρους, ἐνετείλατο αὐτοῖς ὁ ᾽Ιησοῦς, λέγων΄ Μηδενὶ εἴπητε τὸ ὅραμα, ἕως οὗ ὁ Υἱὸς τοῦ ἀνθρώπου ἐκ νεκρῶν ἀναστῇ.