Santos Mártires Martirio y Marciano

FacebookTwitterShare

Estos dos santos eran notarios y secretarios del Patriarca de Constantinopla Pablo el confesor, en los años del Rey arriano Constantino (337-349). Los Santos contaban con una excelente educación, y eximios defensores de la fe ortodoxa. Cuando el Patriarca Pablo no aceptó estar de acuerdo con los arrianos, fue enviado al exilio a Armenia por el Rey, donde fue ahogado por los arrianos de la zona. Entonces los santos siguieron con más firmeza su fe en la doctrina ortodoxa. Porque siempre en su mente prevalecía la Palabra del Señor: «Ustedes serán verdaderos discípulos míos si perseveran en mi palabra». Martirio y Marciano probaron en carne propia lo dicho por el Señor cuando fueron arrestados y torturado por orden del emperador, pero ellos admitieron con valor su fe, entonces los Mártires fuero acecinados a cuchillo.