domingo 27 de Agosto 2017

FacebookTwitterShare

Lectura de la Primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios. (15:1-11)

Hermanos, les recuerdo que el Evangelio  que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por el son salvados, si lo conservan tal como yo se lo anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Cefas y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y de nuevo a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los Apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído.

Modo 3ª Salmo 31

Aleluya, (3)

Vers. Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca me vea defraudado! Líbrame, por tu justicia

Aleluya, (3)

Vers. Sé para mí una roca protectora, un baluarte donde me encuentre a salvo

Aleluya, (3)

El Evangelio

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo  (19: 16-26)

En aquel tiempo, un jovencito se acercó a Jesús, arrodillándose delante de Él y diciendo: Buen Maestro, ¿qué cosa buena debo hacer para tener vida eterna? Y Él le contestó: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino uno solo, Dios. Y, si quieres entrar a la vida, cumple los mandamientos. Le dice, ¿Cuáles? Y Jesús le contestó, esos de: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no prestarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo. Le dice el jovencito: Todos estos los he cumplido desde mi juventud, ¿qué más me falta? Le dice Jesús: Si quieres ser perfecto, ve, vende tus pertenencias y dáselas a los pobres, así tendrás tesoros en el cielo, y luego ven y sígueme. Cuando el jovencito escuchó estas palabras se fue con tristeza, pues tenía muchas propiedades. Y, Jesús les dijo a sus Discípulos: De verdad os digo, que un rico difícilmente entrará al reino de los cielos. Y, de nuevo os digo, es más fácil que un cabo pase por el agujero de una aguja, que un rico entre al reino de Dios. Cuando oyeron esto sus Discípulos, se asombraron mucho diciendo: ¿Acaso, quién puede salvarse? Mirándolos Jesús, les dijo: Para los humanos esto es imposible, mas para Dios todo es posible”.

Πρὸς Κορινθίους Α’ Ἐπιστολῆς Παύλου τὸ ἀνάγνωσμα. (15:1-11)

δελφοί, γνωρίζω ὑμῖν τὸ εὐαγγέλιον ὃ εὐηγγελισάμην ὑμῖν, ὃ καὶ παρελάβετε, ἐν ᾧ καὶ ἑστήκατε, δι᾽ οὗ καὶ σῴζεσθε, τίνι λόγῳ εὐηγγελισάμην ὑμῖν εἰ κατέχετε, ἐκτὸς εἰ μὴ εἰκῇ ἐπιστεύσατε. Παρέδωκα γὰρ ὑμῖν ἐν πρώτοις, ὃ καὶ παρέλαβον, ὅτι Χριστὸς ἀπέθανεν ὑπὲρ τῶν ἁμαρτιῶν ἡμῶν κατὰ τὰς γραφάς, καὶ ὅτι ἐτάφη, καὶ ὅτι ἐγήγερται τῇ ἡμέρᾳ τῇ τρίτῃ κατὰ τὰς γραφάς, καὶ ὅτι ὤφθη Κηφᾷ, εἶτα τοῖς δώδεκα· ἔπειτα ὤφθη ἐπάνω πεντακοσίοις ἀδελφοῖς ἐφάπαξ, ἐξ ὧν οἱ πλείους μένουσιν ἕως ἄρτι, τινὲς δὲ καὶ ἐκοιμήθησαν· ἔπειτα ὤφθη ᾽Ιακώβῳ, εἶτα τοῖς ἀποστόλοις πᾶσιν· ἔσχατον δὲ πάντων ὡσπερεὶ τῷ ἐκτρώματι ὤφθη κἀμοί. ᾽Εγὼ γάρ εἰμι ὁ ἐλάχιστος τῶν ἀποστόλων, ὃς οὐκ εἰμὶ ἱκανὸς καλεῖσθαι ἀπόστολος, διότι ἐδίωξα τὴν ἐκκλησίαν τοῦ Θεοῦ· χάριτι δὲ Θεοῦ εἰμι ὅ εἰμι· καὶ ἡ χάρις αὐτοῦ ἡ εἰς ἐμὲ οὐ κενὴ ἐγενήθη, ἀλλὰ περισσότερον αὐτῶν πάντων ἐκοπίασα, οὐκ ἐγὼ δὲ, ἀλλ’ ἡ χάρις τοῦ Θεοῦ ἡ σὺν ἐμοί. Εἴτε οὖν ἐγὼ εἴτε ἐκεῖνοι, οὕτω κηρύσσομεν καὶ οὕτως ἐπιστεύσατε.

Ἠχος γʹ. Ψαλμὸς Λʹ (30).

λληλούϊα (γ’)

Στίχ. αʹ. Ἐπὶ σοί, Κύριε, ἤλπισα, μὴ καταισχυνθείην εἰς τὸν αἰῶνα· ἐν τῇ δικαιοσύνῃ σου ῥῦσαί με καὶ ἐξελοῦ με.

λληλούϊα (γ’)

Στίχ. βʹ. Γενοῦ μοι εἰς Θεὸν ὑπερασπιστὴν καὶ εἰς οἶκον καταφυγῆς τοῦ σῶσαί με.

λληλούϊα (γ’)

Εὐαγγέλιον

Ἐκ τοῦ κατὰ Ματθαῖον.  (19: 16-26)

Τῷ καιρῷ ἐκείνῳ, νεανίσκος τις προσῆλθε τῷ Ἰησοῦ γονυπετῶν αὐτῷ καὶ λέγων΄ Διδάσκαλε ἀγαθέ, τί ἀγαθὸν ποιήσω, ἵνα ἔχω ζωὴν αἰώνιον; Ὁ δὲ εἶπεν αὐτῷ΄ Τί με λέγεις ἀγαθόν; Οὐδεὶς ἀγαθός, εἰ μὴ εἷς ὁ Θεός. Εἰ δὲ θέλεις εἰσελθεῖν εἰς τὴν ζωὴν, τήρησον τὰς ἐντολάς.  Λέγει αὐτῷ, Ποίας; Ὁ δὲ ᾽Ιησοῦς εἶπε΄ Τὸ΄ Οὐ φονεύσεις, Οὐ μοιχεύσεις, Οὐ κλέψεις, Οὐ ψευδομαρτυρήσεις, Τίμα τὸν πατέρα σου καὶ τὴν μητέρα, καί, ᾽Αγαπήσεις τὸν πλησίον σου ὡς σεαυτόν. Λέγει αὐτῷ ὁ νεανίσκος΄ Πάντα ταῦτα ἐφυλαξάμην ἐκ νεότητος· τί ἔτι ὑστερῶ; ἔφη αὐτῷ ὁ ᾽Ιησοῦς΄ Εἰ θέλεις τέλειος εἶναι, ὕπαγε πώλησόν σου τὰ ὑπάρχοντα καὶ δὸς πτωχοῖς΄ καὶ ἕξεις θησαυρὸν ἐν οὐρανῷ, καὶ δεῦρο ἀκολούθει μοι. Ἀκούσας δὲ ὁ νεανίσκος τὸν λόγον ἀπῆλθεν λυπούμενος΄ ἦν γὰρ ἔχων κτήματα πολλά. ῾Ο δὲ ᾽Ιησοῦς εἶπεν τοῖς μαθηταῖς αὐτοῦ, ᾽Αμὴν λέγω ὑμῖν ὅτι πλούσιος δυσκόλως εἰσελεύσεται εἰς τὴν βασιλείαν τῶν οὐρανῶν. Πάλιν δὲ λέγω ὑμῖν, εὐκοπώ-τερόν ἐστιν κάμηλον διὰ τρυπήματος ῥαφίδος διελθεῖν ἢ πλούσιον εἰσελθεῖν εἰς τὴν βασιλείαν τοῦ Θεοῦ. Ἀκούσαντες δὲ οἱ μαθηταὶ ἐξεπλήσσοντο σφόδρα λέγοντες΄ Τίς ἄρα δύναται σωθῆναι; ἐμβλέψας δὲ ὁ ᾽Ιησοῦς εἶπεν αὐτοῖς΄ Παρὰ ἀνθρώποις τοῦτο ἀδύνατόν ἐστιν, παρὰ δὲ Θεῷ πάντα δυνατά ἐστι.