La Dormición de la Theotokos

FacebookTwitterShare

Agosto es el mes de la Santísima Virgen. Por más que en este mismo mes se festeje una gran fiesta…

…de la Transfiguración de Cristo, agosto es el mes mariano por excelencia. En eso supera al mes de marzo,que es el mes de la Anunciación. Porque no es sólo la fiesta del 15 de agosto con la Dormición de la Madre de Dios, la que caracteriza a todo el mes. Es más que eso, toda la quincena anterior a esa fecha con las rogativas frente a la imagen de la Santísima Virgen, que se realizan con compunción y contrición. Es el ayuno o mejor dicho la abstinencia. Esta quincena de abstinencia y rogativas es la que hace que agosto sea el mes exclusivo de la Virgen. Así como el Monte Athos es Su jardín exclusivo. Ninguna persona en la Iglesia conoció gracia tan grande, recibida de Dios. Pero también, ninguna otra persona se consagró tan tempranamente y sin reservas, a la voluntad de Dios. Ingresó al servicio del Templo “como ternera de tres años” y al mensaje increíble de la anunciación contestó: “he aquí la sierva de Dios, hágase según tu palabra”. Por eso Dios la colmó de gracias y le cantan loas todas las generaciones como muy agraciada. Además la Iglesia no se limitó en proclamarla Santa, sino que la proclamó Santísima. Y porque recibió en su vientre toda la plenitud de la Divinidad encarnada, era natural que no baste un solo apelativo para expresar toda la grandeza del misterio de la Santísima. Es por eso que nuestro pueblo le dio una infinidad de apelativos, algunos acordes a sus características y otras que hacen referencia a los orígenes de sus santuarios. De este modo la llamó “Grigorusa”, la que acude pronto, “Gorgoepícoos”, la que escucha pronto, “Glicofilusa”, la de beso dulce, “Odiguitria”, la conductora, “Laodiguitria”, la conductora del pueblo, “Eleúsa”, la misericordiosa, “Pamacáristos”, la muy bienaventurada, “Dexiocratusa”, la que sostiene con la diestra, “Eptavimatíyusa”, la que hace siete pasos, “Myrtidiótisa” la de los mirtos, “Valucliótisa” la de Valuclí, etc, etc. Todos esos apelativos muestran cuan viva y profunda es la veneración de la Santísima en la devoción popular. Vamos a analizar brevemente uno solo de ellos que parece sintetizar a todos los demás. Vamos a ver el apelativo “Platytera ton Uranón” la más ancha que los cielos. ¿Qué entendemos con este apelativo? ¿Es, nada más que una exageración del alma creyente? ¿Es una exageración retórica de la literatura bizantina? ¿O acaso encierra un contenido teológico concreto? No nos cabe duda, que la Santísima fue llamada “la más ancha que los cielos”, porque cupo en Su vientre a “Dios incontenible”. Los cielos no lo cabían pero lo cupo el vientre de la Virgen. Por eso el poeta sacro pregunta con admiración: ¿Cómo el incontenible en el todo, cupo en el vientre? Pero este es sólo una cara de la moneda, una sola parte de la historia. Existe otra, que también encierra una gran importancia y un interés conmovedor, porque nos atañe a nosotros. Este apelativo no sólo indica que cupo a “Dios incontenible” sino que contiene a todos nosotros, por más que a muchos de nosotros no nos contienen los cielos. Es que en el cielo, en el Reino de Dios, no caben todos. Allí tienen lugar y acceso sólo los santos, los selectos. Los pecadores y sacrílegos no tienen lugar. No obstante todos se acercan al refugio y a la protección de la Santísima, para pedir misericordia y Su intercesión e intermediación. Sabiendo los pecadores que la Santísima es de la tierra, la reconocen como madre de todo el mundo. “A Ti te tengo como intermediaria ante Dios filántropo…” cantamos en las Rogativas. Reconocemos así que la Santísima contiene más que el cielo con relación a los hombres, y por ello es, desde este punto de vista, la más “Ancha que los Cielos”. Oremos para que ningún creyente y ningún ser humano sea privado de la salvación por medio de Su intercesión ante Su Hijo y Verbo y Salvador del mundo. A continuación partes del oficio de la Dormición de Nuestra Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen Maria. Tropario – Modo Primero En el nacimiento has conservado la virginidad y en la Dormición, no has abandonado al mundo Oh Madre de Dios. Te has trasladado a la vida, siendo la Madre de la Vida; Libra, pues, de la muerte, por Tus Intercesiones, a nuestras almas. EL EVANGELIO MATUTINO Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 1: 39 – 49, 56 En aquellos días, se levantó María y se dirigió a la montañosa con cuidado, a una ciudad de Judas, y entró a la casa de Zacarías y saludó a Elizabet. Y sucedió que, cuando escuchó Elizabet el saludo de María, se sacudió el bebé en su vientre. Y se colmó de Espíritu Santo, Elizabet y gritó con fuerte voz y dijo: Bendita Tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Y ¿de dónde me viene esto, que venga la madre de mi Señor a mí? Pues he aquí, cuando llegó la voz de tu saludo a mis oídos, se sacudió el bebé por la alegría en mi vientre. Y es bienaventurada la que ha creído porque se cumplirán las cosas que le fueron anunciadas por el Señor. Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y se regocijó mi espíritu por Dios mi Salvador. Porque puso Su atención en la humildad de Su sierva; he aquí que me cantarán bienaventuranzas todas las generaciones. Porque ha hecho en mí grandes cosas el poderoso y es santo Su nombre. Y se quedó María con ella como tres meses y luego volvió a su casa. Kontakión El sepulcro y la muerte no se apoderaron de la Madre de Dios, Quien es infatigable en sus intercesiones y de irrechazables esperanzas en los auxilios. Puesto que Ella es la Madre de la Vida, ha sido trasladada a la vida, por Él que habitó en Su Vientre Siempre Virginal. Íkos Fortifica mi mente, Oh Salvador mío, porque yo me atrevo a glorificar Tu Madre Purísima, la fortaleza del mundo. También otórgame fortaleza en mis palabras y firmeza en mis pensamientos; Porque Tú prometiste cumplir con las peticiones de aquellos que Te ruegan con fe. Concédeme, pues, la lengua, el discurso sabio y pensamientos que no me avergüencen; Porque de Ti procede el don de la iluminación, Oh fuente de la luz, Tu que moraste en el vientre Siempre Virginal. Sinaxárion Hoy la Santa Iglesia celebra la Fiesta de la Dormición y Asunción a los cielos de nuestra Soberana Señora, la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen María; Por sus intercesiones, Oh Señor Jesucristo, ten piedad de nosotros y sálvanos. Amén. EXAPOSTELARIÓN Apóstoles reunidos aquí, de los confines de la tierra, en el paraje de Getsemaní entierren mi cuerpo y Tú, mi Hijo y Dios, recibe mi espíritu. “Las Alabanzas” Modo Cuarto Stíjo: Alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta. Los cielos se exultan en Tu Dormición Gloriosa, Oh Virgen Santísima que no conoció matrimonio. Y las legiones de Ángeles se regocijan y toda la tierra se alegra cantándote los himnos de despedida; Oh Madre del Soberano de todos, la Salvadora de la humanidad de la condenación ancestral. Stíjo: ¡Levántate Señor, alza Tu Mano, Oh Dios! ¡No Te olvides de los desdichados! Por la indicación divina, los Apóstoles que han sido elegidos principalmente, se apresuraron de los confines para sepultarte; Pues, cuando Te vieron subiendo de la tierra hacia lo alto, con júbilo, Te exclamaron con las palabras de Gabriel: ¡Salve, Oh Carruaje de la Entera Divinidad! ¡Salve, Oh Única, que con Tu Alumbramiento, uniste los terrenales con los celes-tiales. (Stíjo) Te doy gracias, Señor, de todo corazón, cantaré todas Tus Maravillas. Oh Novia de Dios y Madre Virgen, Tú que diste nacimiento a la Vida; Por Tu Venerable Dormición, Te trasladaste a la vida inmortal; Siendo asistida por los Ángeles, Dominios, Apóstoles, Profetas y toda la Creación; Pero Tu Alma Inmaculada fue recibida en las Puras Manos de Tu Hijo. Gloria… Ahora… Tono Sexto En Tu Dormición Inmortal, ¡Oh Madre de Dios, la Madre de la Vida! Las nubes arrebataron a los Apóstoles en los aires, después de haber sido dispersos en el mundo; Y los reunió, como un solo coro, ante Tu Cuerpo Puro; Que con reverencia Lo enterraron, cantando con las palabras de Gabriel diciendo: “¡Salve, Oh Llena de gracia! Oh Virgen Madre que no conoció varón, el Señor está contigo.” Rogad pues, con ellos, a Tu Hijo y Dios nuestro, que salve nuestras almas. Lectura de la Epístola de San Pablo a los Filipenses Filipenses 2: 5 – 11 Hermanos, “Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo”. El cual, siendo de condición Divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se dobla en los cielos, en la tierra y en los abismos; Y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre. EL EVANGELIO Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 10: 38 – 42, 11: 27 – 28 En aquél tiempo, yendo ellos de camino, entró Jesús en una pueblo; y una mujer llamada Marta, le recibió en su casa. tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra. Mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude.” Le respondió el Señor: “Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha escogido la parte buena, que no le será quitada”. Y Sucedió que, estando Él diciendo estas cosas, alzó la voz una mujer de entre la gente, y dijo: “¡Dichoso el seno que Te llevó y los pechos que te criaron!”. Pero Él dijo: “Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan”.