En Memoria

FacebookTwitterShare

Reverendo Padre Jorge Galindo

El padre Jorge Galindo nació el 15 de mayo de 1942 en Concepción, ciudad donde inició sus estudios en el colegio de los Padres Salesianos continuando en el seminario Católico de Santiago.

En 1970 trabajó en el Departamento de Bienestar de la Universidad Católica y el 15 de agosto del mimo año contrajo matrimonio con la Sra. Gloria Irlanda Acuña. De esta unión nacieron sus 4 hijos: Jorge Luís, Francisco Javier, Carmen Gloria y Cristián Eduardo.

El 15 de agosto de 1978 fue ordenado Diácono en la Iglesia Católica Romana, trasladándose a la pastoral Universitaria donde tuvo a su cargo la parte espiritual de dicha universidad.

Fue presidente de los Diáconos de Chile y miembro de la Fraternidad Ecuménica. Es ahí donde conoció la Iglesia Ortodoxa, se enamoro de ella por su espiritualidad y decidió hacerse Ortodoxo. Al tiempo, fue ordenado sacerdote el 22 de octubre de 1980 en la iglesia Santa María, del Patriarcado de Antioquia.

Años después el Padre Jorge Galindo es trasladado al Patriarcado Ecuménico y es así como Monseñor Gennnadios de Buenos Aires lo envía a Korintos, Grecia por 2 años. A su regreso a Chile, es nombrado párroco de la primera Iglesia Ortodoxa Griega de los Santos Constantino y Helena de Santiago, extendiendo su labor pastoral a la ciudad de Antofagasta.

Siendo un hombre muy activo y dispuesto a ayudar a los demás, proyectó su acción espiritual más allá de las actividades propias de la iglesia. De esta forma, crea la Fundación San Nectario como obra social de la Iglesia dedicada a la atención de niños con síndrome de autismo.

Participó asimismo en la Asociación Cristiana de Jóvenes de Santiago llegando a ser presidente de la Comisión de Orientación Cristiana por varios años. Fue asesor  de todo el personal y consejero espiritual  de sus socios y el primer presidente Ortodoxo de la Fraternidad Ecuménica de Santiago.

Tuvo una destacada participación en el Congreso Juventudes Ortodoxas de Sudamérica, por lo que la comunidad ortodoxa de Buenos Aires solicitó sus servicios pastorales. En 1994 viajó a Perú por disposición del Obispo Gennadios.

Durante su breve permanencia en ese país colaboró con la Comunidad Ortodoxa Limeña y en la organización de las Damas Pholóptojos, logrando el resurgimiento de la Colectividad Helénica de Lima.

En noviembre de 1995, sintiéndose muy enfermo tuvo que abandonar sus actividades, incluso la de su parroquia. Falleció el 10 de enero de 1996.

El padre Jorge Galindo inspiró un profundo amor, respeto y admiración entre sus feligreses y en los medios helenos, en donde dejó la huella de su gran espíritu apostólico y de su amistad.