Las Santas Sofía, Fe, Esperanza y Amor

FacebookTwitterShare

Las Santas vivieron en la época del emperador Adriano (117-138). Sofía era la madre de Fe, Esperanza y Amor enviudo muy joven y se traslado a Roma con sus tres hijas. Allí fueron arrestadas, porque las denunciaron por ser cristianas. Después de separar a la madre de sus hijas, comenzaron a interrogarlas. Primero fue presentada al rey la niña Fe, de doce años, proponiéndole que si negaba a Cristo su vida seria feliz y con muchas comodidades, pero en las palabras de Cristo la niña tuvo la respuesta: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí”.(Gálatas 2:20) luego de esta respuesta, fue martirizada y decapitada. También con las palabras del Evangelio le contesto la niña Esperanza de diez años, cuando le preguntaron si valía la pena soportar tanto sufrimiento, contestando ¡Si! y le dijo además: “Si trabajamos y nos esforzamos es porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente, que es el Salvador de todos, especialmente de los que creen”.( I Epis. A Timoteo 4: 10) y de inmediato fue decapitada. Tampoco falto la respuesta de la niña de nueve años, Amor, que les dijo: “Que el Señor los lleve a amar como Dios ama, y a perseverar como Cristo perseveró”. (2ª Epis. Tesalonicenses 3:5) ella también tuvo el final de sus hermanas y a los tres días él Señor recibió también el espíritu de la madre.